miércoles, 1 de febrero de 2017

Los ewoks

Estás pequeñas bolas de pelo, wookiees en miniatura, son queridos y odiados a parte iguales.


Muchos pensareis que como no pueden gustar unos seres tan adorables, yo tampoco lo entiendo, pero suele haber dos factores comunes y no excluyentes para que no te gusten los ewoks:

1) Personas que vieron el Episodio VI ya adultos lo que conlleva que la película y los ewoks no forman parte de su infancia, perdiéndose los valiosos factores nostalgia y entrañable.

La línea ewok, solo aplicable a los que visionamos la película siendo niños en la década de los 80. El concepto en si es válido siempre: resultan entrañables si se vio la película siendo niño, pero no siendo adulto. 

2) Personas que consideran imposible que un pueblo primitivo de baja estatura pueda derrotar a las poderosas legiones imperiales.

Sobre el apartado 1 poco puedo hacer, más allá de que cuando veáis la película recordéis a vuestros entrañables ositos de peluche de la niñez, que todos hemos tenido. A fin de cuenta, este símil que acabo de mencionar era lo que pensaba la empresaria cabeza de George Lucas cuando diseño a los ewoks. Lucas durante el episodio IV no era nadie, un cineasta emprendedor que paso por muchas vicisitudes y que creo un antes y después en el cine. En el episodio V, pese al éxito y recaudación extraordinaria del episodio IV todavía tuvo algunos problemas con la FOX y con los préstamos bancarios que solicito para financiar la película. Pero en el episodio VI ya era un empresario consolidado, el merchandising lo había hecho rico, y si vender muñecos de un sapo viejo y feo como Yoda daba dinero, vender bonitos y suaves ositos de peluche debía ser un negocio redondo, y ciertamente lo fue.

Es en el apartado 2 donde dispongo de más margen para mostraros no solo que es posible la victoria de los primitivos ewoks sobre el Imperio sino hasta lógica. Así que abrocharos los cinturones pues voy a exponeros por que los ewoks molan y por qué pudieron vencer al Imperio.


Los ewoks son pequeños. Argumentar que por que sean de corta estatura no puedan vencer a soldados imperiales denota poca imaginación y el consumir poco producto fantástico aparte de tener cierto perjuicio. Por medir un metro no quiere decir que sean menos fuertes o ágiles que un humano de metro ochenta. Nadie considera a los enanos o a los elfos débiles en un mundo de fantasía, incluso los medianos tienen características superiores a muchos humanos. ¿Por qué los ewoks van a ser distintos?. Vemos a un enano con armadura de placas y hacha de batalla y normalmente pensamos que va a ser un guerrero de la hostia, ¿por qué no va a ser el mismo caso con un ewok?. Que un ewok mida un metro de altura no quiere decir que sea menos fuertes que en un humano, probablemente sean igual de fuerte a tratarse de una cultura de cazadores y desde luego seguramente sean más ágiles, con sentidos más agudos.

Los ewoks van armados con arcos y armas primitivas como van a vencer a soldados de asalto con armadura y blásters. La respuesta es sencilla y está bien explicada en la película solo hay que saber mirar:

  • Superioridad numérica: la luna de Endor es el hogar de los ewoks, cientos de tribus guerreras. Cuantos imperiales protegían el generador de escudos. ¿100? ¿quizás 1.000? Da igual, la cantidad de ewoks por lógica supera a los imperiales en una proporción bestial. Qué más da tener un bláster si tienes encima 10 adversarios golpeándote. Tampoco hay que olvidar, que junto a los héroes va un comando completo de rebeldes, aunque se les ve poco, hay una veintena de curtidos soldados rebeldes que están hay repartiendo estopa.
En todas las secuencias de batallas siempre se ve una amplia superioridad numérica por parte de los ewoks.
  • Los ewoks juegan en casa: la armadura imperial es pesada y molesta, en un ambiente tan accidentado y boscoso es un gran hándicap, y ser blanca les convierte en una diana genial. El pelaje de los ewoks y su vestuario está diseñado para mimetizarse con el entorno como buenos cazadores, su baja estatura en contraste con la alta vegetación y el hecho de ser rápidos y ágiles les facilita camuflarse. Son blancos más difíciles y su excelente sigilo les permite emboscar y atacar por sorpresa, y no me hace falta decir lo ventajoso que es en combate el poder atacar al rival por sorpresa. El hecho de jugar en casa tiene otra gran ventaja, conocen las mejores posiciones para atacar y emboscar, donde están las posiciones más elevadas, donde colocar trampas y como dispersar al enemigo para minar la fuerza que aporta un grupo cohesionado en combate. Si os fijáis en la película, la batalla comienza con los imperiales en un claro central rodeados por los ewoks en el bosque que atacan desde los 360 grados. Los imperiales se dispersan y se internan en el bosque persiguiendo a los ewoks donde ellos tienen la ventaja y disminuyendo así la capacidad ofensiva imperial. Los imperiales fueron estúpidos y los ewoks fueron listos.
  • La tecnología puede jugar en tu contra: ya hemos dicho que la armadura imperial hace más lentos a los soldados en ese terreno accidentado y los convierte en hermosas dianas blancas en medio de tantos colores pardos. Pero es que además esas armaduras están diseñadas principalmente para aguantar daño energético de bláster, no todas las armaduras protegen por igual de todo tipo de daño. En un entorno donde el arma común es el bláster, el blindaje personal está pensado para proteger frente a ese daño, pero no quiere decir que esas armaduras protejan igual de daño cortante de hachas, penetrante de flechas y sobretodo contundente. Aun así la película muestra en muchas escenas que los ewoks no son tontos y atacan a las partes más vulnerables de la armadura, como el cuello o bajo los brazos en las axilas. Pero como se ve en otra secuencia da igual lo maravillosa que sea la armadura, cuando te arrojan rocas de 5kg desde 20 metros de altura no hay armadura que proteja de eso.

Además, los ewoks demuestran adaptarse fácilmente a la tecnología y ser versátiles con la misma.


Observando la película, lo único que les supone a los ewoks un problema son los andadores AT-ST. Pero aquí se ve otra genialidad argumental, el Imperio lleva tiempo ocupando la luna, los ewoks han observado y conocen a su rival. Los AT-ST no pueden desplazarse por las zonas más boscosa, teniendo que hacerlo por rutas más despobladas y fácilmente previsibles, donde colocar trampas que no por el hecho de ser primitivas son menos mortíferas. Obviamente se deja algo de margen para algún gag cómico como el ewok pegando garrotazos al pie de AT-ST o varios ewoks intentado derribar uno tirando de una cuerda; a fin de cuentas es la película más familiar de los 3 episodios clásicos; además es un hándicap necesario para que los héroes que están en la batalla se luzcan, en este caso Chewbacca.

Esto es la guerra y siempre hay bajas, pese al tono familiar de la película no obviaron que en la lucha contra el mal a veces hay que pagar el más alto precio. Esta secuencia, muerte explicita y cadáver, es impensable en una película actual de este tipo y suelen evitar mostrarla.

El aspecto de los ewoks no me parece temible y por lo tanto no me parecen creíbles. Hay que ser comprensibles con la tecnología de la época, si los ewoks lo hicieran hoy en día serían digitales y darían más miedo, como es el caso de la nueva saga del planeta de los simios. También hay que recordar que hay una finalidad de merchandising detrás; no solo vender juguetes, sino que además fueron diseñados como producto para el mercado infantil que derivó en una serie de animación y en 2 películas para los más pequeños.


De todos modos, con el innecesario retoque digital que hicieron en los primeros planos de los ewoks en la edición blu-ray ahora dan un mal rollo antinatural… ¡Esos ojos!, no sé si me pasa solo a mí.

Solo me queda mencionar a aquellos que no vean mortíferos o peligrosos a los ewoks que recuerden el hecho de que a mitad de película los ewoks querían comerse a los protagonistas en un banquete. Es algo que la gente olvida fácilmente, los ewoks se comen todo aquello que matan. Así que en las escenas final de la celebración, en la que los ewoks utilizan los cascos imperiales como improvisados instrumentos de percusión, os habéis preguntado donde están los propietarios de aquellos cascos y que se comió en aquella fiesta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario